Victoria Hayward nació en Nottingham, Inglaterra, en una familia muggle compuesta por profesores de universidad. Tuvo una vida relativamente tranquila, en clase media-alta, hasta que fue mordida por un licántropo a la edad de ocho años. A partir de la mordida, descubrió que era una bruja y el mundo mágico.

Años pre-Hogwarts

Siguió recibiendo educación muggle hasta que llegó la edad de su escolarización mágica. Durante ese tiempo, su contacto con el mundo mágico fue mayormente mediante libros y con el empleado del Ministerio que se encargaba de ella durante las lunas llenas. Salvo sus padres, el resto de su familia desconoce su naturaleza mágica y sólo sabe que va a un colegio internado en Escocia. El tener una lechuza de mascota le ha generado cierta fama de excéntrica entre sus parientes más lejanos.

Trayectoria en el colegio

Durante los primeros años, Victoria no tuvo grandes problemas en Hogwarts. Tenía un expediente considerablemente bueno, cuyas anotaciones provenían más de la parte disciplinaria que de la académica. Enfrentó a la discriminación desde primer año, pero salvo pequeños enfrentamientos con otros compañeros, tuvo una estadía tranquila en el castillo.

El Festival de Primavera

Estuvo presente en el festival, aunque no llegó a enfrentarse con los agresores. La naturaleza de los atacantes y el secuestro de uno de los alumnos del colegio con el que tenía relación amistosa hizo que aumentara su miedo a los licántropos. Las secuelas del ataque agravaron durante el verano con la separación de sus padres, haciendo que su carácter cambiara de cara a quinto curso. A partir de este año fue cuando adquirió fama de abiertamente hostil, se aislara socialmente e iniciara sus problemas con alcohol y drogas.

La transformación en el Gran Comedor

Durante la cena sangrienta de 2041, fue una de las licántropos que se transformó en el Gran Comedor y formó parte del ataque a los estudiantes. No llegó a morder a nadie ni a producir heridas de gravedad y fue reducida por los aurores sin grandes inconvenientes, salvo un par de huesos rotos al despertar en San Mungo. Las secuelas más profundas, no obstante, fueron de carácter psicológico. El miedo a los licántropos se ha trasladado al miedo a la incapacidad de controlarse y morder a alguien. Su sexto año no pinta mejor que el anterior.

Datos extra

Conoció a Gilderoy Lockhart durante su primera estadía en San Mungo y entabló amistad con él. Sintió su muerte en febrero de 2041, a pesar de que a esas alturas ya se había dado cuenta de que era más bien un fraude.

Victoria siempre ha sido fácil de localizar, a pesar de que es más bien bajita. El estigma de los licántropos es algo casi físico y no faltan miradas que la acompañen al pasar… Especialmente en los últimos años.

Su rasgo más célebre es también el menos visto: no hay nadie vivo en Hogwarts que haya visto las cicatrices de su espalda. Por lo que respecta a ella, nadie más las verá y vivirá para contarlo.